El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) fue creado por iniciativa del Presidente Carlos Roberto Flores (1998-2001) mediante Decreto Ejecutivo 015-2001 y reinstalado por el Presidente Ricardo Maduro Joest mediante Decreto Legislativo No 07-2005 en marzo del 2005, mediante el cual como una de entre otras premisas, destaca que “la corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas de cualquier Estado de derecho y que ésta atenta contra la convivencia social, el orden moral y la justicia”, otorgándole mejores facultades al Consejo en sí mismo y a sus órganos de Gobernanza.

El objetivo del CNA es apoyar al Gobierno y la Sociedad Civil en el esfuerzo de impulsar los procesos de transparencia y auditoria social, como mecanismo de prevención, control y combate a la corrupción; a través de redes de voluntarios, trabajo en asocio con otras organizaciones y con el apoyo de organismos internacionales.

A la fecha, el CNA esta rectorado por un Comité Ejecutivo que está imprimiendo una nueva visión al futuro, donde la mejora continua y el enfoque en el ciudadano, se convierten en la razón de ser orientando todas las acciones hacia la modernización que exige la ciudadanía a través de un proceso general de restructuración desde las bases, el cual persigue una entidad ejecutora, mucho más pequeño, más eficiente, que promueve la transparencia y lo más importante, centrado en el valor público que se le entrega a la ciudadanía.