Artículos

Opiniones y Editoriales

Imprimir

Respaldemos a la MACCIH 

 

Así como la ciudadanía otorga un voto de confianza y solidaridad al Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), también debe asumir igual actitud con respecto a la Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras, enviada como gesto de apoyo hacia el Gobierno hondureño por parte de la OEA a efecto de investigar las complejas e impenetrables redes del cohecho que debilitan nuestra incipiente y frágil democracia, constituyendo un acto de violencia en contra de los derechos humanos y seguridad de nuestros compatriotas... Leer más. 

 

Para leer más, haga clic en este enlace.

 

Diario El Heraldo 23 de noviembre, 2016.

Corruptos Olvidadizos

Vea el artículo haciendo clic aquí.

La corrupción no inquieta a la Fiscalía.

Tegucigalpa.

Nos parece extraño que con sinnúmero de "líneas de investigación" presentados por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) contra servidores públicos podridos en la Fiscalía General de la Repúblca, no se inquieten a sabiendas de que también tienen dormidos más de 3 mil juicios por actos indecorosos.

Será que en el Ministerio público solo cambiaron las caras pero no las mañas ni los compadrazgos al hacerse los de a peso con sinfín de denuncias por corrupción debidamente sustentadas según el CNA contra conocidos personajes de la política nacional en las que también se van de ribete sus distinguidas damas.

Apenas unas cuantas evidencias del pues en alcaldías del país han sido consideradas por la fiscalía dejando enormes lagunas y dudas en su lucha contra los servidores públicos implicados en numerosos hechos indecorosos.

Sólo el Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP) se avistó una compra inflada superior a los 20 millones de lempiras.

¿Y el juez? 

Uno de los implicados en la escandalosa movida fue apoderado legal de la compañía que ganó la licitación sin más oferentes. Estando en el INFOP hizo el arreglito y a cambio lo declararon magistrado. Ahora gente oscura de un lado y de otro, utiliza diversas redes sociales para enlodar el nombre de personeros del CNA.

Del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) saltaron cheques para meterlos en zapatos. El conserje aparece con una liquidación dudosa. Inmensa piñata. Luego en otro teatro "brilla" llevando 20 millones de lempiras. Sellos oficiales, papel membretado de Casa Presidencial en poder de un exfuncionario del regimen pasado. Inmenso hedor entre chanclos.

En este teatro de corrupción ponen supuestos nombres de empresas. Falsas facturas y recibos "validan" la fuerte compra para "engalanar" a los niños y niñas. El recadero modela carrito de casi dos millones de lempiras que curiosamente no está a su nombre. Goza de buenos testaferros. Si el CNA con apenas 18 millones de lempiras de presupuesto desnuda servidores podridos y nada de juicios ¿Habrá línea de corrupción en la Fiscalía?

Fuente:

Octavio Carbajal, El Heraldo.

30 de agosto, 2016.

 

Hasta 120 por ciento sobrevaloraron los contratos de la ENEE


Hasta un 120 por ciento fue sobrevalorado el contrato de construcción de viviendas y servicios generales en el proyecto Patuca III, ahondaron ayer los miembros del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

Este luego de haber presentado ante el Ministerio Público (MP) una línea de investigación sobre supuestos actos de corrupción en la Empresa Nacional de Energía Eléctrica. 

En su indagación, el CNA constató que el valor del contrato original para la construcción de las viviendas era de 82 millones de lempiras, sin embargo, el proyecto terminó costando 203 millones de lempiras, aseguran.

El CNA sostiene que dicho contrato le dejó en perjuicio al Estado por el orden de 102 millones de lempiras.

Asimismo, el contrato de acondicionamiento de manejo del proyecto también fue sobrevalorado.

Además, las indagaciones revelan que estos contratos fueron firmados por un exgerente de la ENEE en el período 2011-2015.

Odir Fernández, jefe de la Unidad de Investigación del CNA, dijo que "nosotros estamos conscientes de que hubo tres gerentes en este período de tiempo, pero nosotros solo denunciamos a uno porque ese fue el que estuvo vinculado en la suscripción de los contratos"

Entre 2011 y 2015 estuvieron al frente de la ENEE Roberto Martínez Lozano, Emil Hawit y Roberto Ordoñez.

La unidad de investigación del CNA pudo comprobar que se suscribió un contrato por un período de 12 años para el mantenimiento de viviendas, excediendo el término del tiempo establecido por la ley.

Fuente: Diario El Heraldo. 

18 de agosto, 2016.

Otra olla destapada

El Consejo Nacional Anticorrupción ha señalado a varios empleados y ex empleados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica que, entre otras cosas, sobrevaluaron hasta artículos de casa, para beneficiar a saber a quién, en la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico Patuca III. La ciudadanía ve como se destapa otra olla de corrupción y como se hacen públicos hechos que causan indignación.

Los hondureños, poco a poco, nos hemos ido acostumbrando a la revelación de este tipo de situaciones vergonzosas que dejan al desnudo la escasa o nula fibra moral que ha caracterizado a muchos de nuestros funcionarios. Durante décadas, tristemente, la hacienda pública ha sido considerada como un botín a repartir, e incluso pareciera que aquellos que han accedido al poder se han sentido con el derecho legítimo de apropiarse de todo bien material posible, a veces para recuperar una supuesta inversión hecha para llevar a alguien a un cargo de gobierno.

Con el proceso seguido a los inculpados en el escándalo del Seguro Social, ante los ciudadanos honrados, que somos la mayoría, se abrió una ventana de esperanza. Todos pensamos que, a estas alturas, con las pruebas fehacientes presentadas ante las distintas instancias del aparato jurídico nacional, todos los involucrados iban a estar juzgados y condenados. Todo ha sido más lento de lo deseado, pero algo se ha logrado.

Además del daño económico que los actos de corrupción causan, los daños morales concomitantes también son de considerar. Por ejemplo cuando los que pagamos impuestos nos damos cuenta que nuestro dinero ha servido para engordar un patrimonio personal y no para la construcción del bien común, cunde la desconfianza y surge la tentación de la evasión o de hacer trampas para evitar tributar a favor de los ladrones. Luego, además se generaliza la opinión de que todo funcionario es corrupto y, en el imaginario popular, se instala la idea de que solo robando se puede prosperar económicamente. La idea del servidor público es sustituida por la idea del ladrón de los bienes públicos.

Es imperativo que cada vez se haga una denuncia como la que ahora ha hecho el CNA, se desarrollen unas investigaciones diligentes, se acuse formalmente a los que han delinquido y se les aplique el castigo correspondiente. Cuando se hacen denuncias o acusaciones y luego no pasa nada se despierta la sospecha de la sinceridad de la denuncia y se puede creer que todo es un show mediático para mantener entretenida a la gente y hacerle pensar que se está luchando en contra de la corrupción. Por eso es importante que se agilicen las investigaciones y que aquellos que han traicionado la confianza de la ciudadanía paguen por sus faltas.

Fuente: Diario La Prensa. 

 

18 de agosto, 2016.

 

El CNA y su lucha contra la corrupción

José Víctor Agüero Aguilar

Si hay algo que ha caracterizado al Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), desde que asumió la titularidad la abogada Gabriela Castellanos en 2014, es sustentar cada línea de investigación con la finalidad que los entes persecutores del delito puedan ejercer la acción penal correspondiente.

En los últimos dos años y medio el Consejo ha presentado más de 36 líneas de investigación, tanto al Ministerio Publico (MP), como al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), al denunciar supuestos actos de corrupción de servidores y exservidores públicos que han actuado al margen de la ley.

Denunciar a los corruptos y corruptas no es tarea fácil, la corrupción es un mal endémico que se ha infiltrado en el aparato estatal como en el sector privado, por donde usted lo vea se dará cuenta que este flagelo lamentablemente ha perturbado la vida de hombres y mujeres, que cegados por la codicia han despilfarrado dinero que no les pertenece.

El aporte del CNA en esta lucha por combatir la corrupción ha sido relevante, por ejemplo, en el 2015, presentó 17 líneas de investigación a las entidades responsables de aplicar la justicia, se estima que el perjuicio identificado en contra del Estado, en estos casos superan los 254 millones de lempiras.

Con toda está impresionante cifra muchas escuelas y colegios del área urbana y rural, que están a punto de derrumbarse se hubiesen mejorado sus instalaciones, dotándolos además de mobiliario y material didáctico, hospitales abastecidos de medicinas, mejores carreteras y otro tipo de obras sociales.

El pueblo hondureño está hastiado de observar tanta decidía en las instituciones responsables de aplicar la ley y es aquí donde cobra importancia
el papel beligerante del CNA, que en base a un trabajo profesional se ha ido ganando la confianza de una sociedad que demanda castigo
para los corruptos y corruptas sin favoritismo alguno.

Las denominadas líneas de investigación que el CNA presenta, están sustentadas con la suficiente carga probatoria a fin que sea un insumo importante, para que los entes controladores del Estado, terminen de corroborarlas o ampliarlas, con el fin último de judicializar cada caso.

Si bien es cierto el CNA no tiene la potestad de ser juez, ni policía, ni un operador de justicia; el mérito de esta organización es que con sus investigaciones deja al descubierto la podredumbre de actos irregulares cometidos al margen de la ley.

Mientras no exista un cambio de actitud en cada servidor público, empresario, político y tomadores de decisión, difícilmente la corrupción va a desaparecer, se precisa de una nueva mentalidad enfocada en el servicio, la honestidad y transparencia y esto solo se puede alcanzar cuando la persona antepone sus interés particulares y de grupo por el bienestar colectivo.

Durante el primer semestre de este año, el CNA, ha presentado 11 líneas de investigación, tanto al MP como al TSC, al denunciar delitos como abuso de autoridad, violación a los deberes de los funcionarios públicos, fraude, malversación de caudales públicos e enriquecimiento ilícito, entre otros.

Entre las instituciones investigadas destacan el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA), Secretaría de Salud, Instituto Nacional de Formación Profesional (INFOP), Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (BANHPROVI) y las corporaciones municipales de El Porvenir, Potrerillos y Morocelí.

Producto de estas investigaciones el perjuicio económico identificado en contra del erario público, asciende alrededor de los setenta y cinco millones, doscientos un mil, siento sesenta y dos lempiras con setenta y siete centavos (L. 75,201,162.77), esto es una muestra palpable del accionar del Consejo, una entidad de sociedad civil, que con un presupuesto de apenas 18 millones de lempiras, ha emprendido una lucha frontal contra el flagelo de la corrupción, denunciando con nombres y apellidos a todos aquellos compatriotas que han robado impunemente.

La aspiración del Consejo y de cada ciudadano (a) es ver tras la cárcel a todos aquellos servidores públicos purgando sus faltas, ojalá que las instituciones responsables de aplicar la justicia, lo hagan de manera pronta y oportuna, las pruebas presentadas por el CNA son un valioso insumo para judicializar y sancionar a los corruptos y corruptas de Honduras, sin contemplación alguna.

Opinión - Oscar Lanza Rosales

 

Por Óscar Lanza Rosales
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con mi querida hija Lisa, he asistido el pasado 9 de junio a la segunda edición de la celebración del Día Nacional de la Integridad y Lucha Contra la Corrupción por parte del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), aprovechando que en esa fecha nació José Trinidad Cabañas, el ciudadano y estadista ejemplar, cuya conducta fue consecuente con su discurso, respetuoso de la ley y un modelo ético a seguir para promover la cultura de la integridad, honradez y transparencia.

Y para ponerle el broche de oro a esa celebración, el CNA ha homenajeado a cuatro hondureños y una organización de mujeres, que en su vida se han distinguido por su patriotismo, y por ejercer actividades profesionales para servir a sus semejantes y enaltecer los valores y principios de la nacionalidad hondureña, como los vivió el General Cabañas.

El homenaje ha consistido en declarar a estos distinguidos conciudadanos: Distinción Cinco Estrellas a la Integridad y Transparencia, de quienes voy a compartir con ustedes brevemente su biografía y su legado.

Sor María Rosa Leggel. Nació en Puerto Cortés en 1926, quedando huérfana a temprana edad y por decisión propia, ingresó al hogar de niñas de Hermanas Franciscanas, donde se formó como hermana y se adhirió a la congregación. En los años sesenta, hizo realidad su sueño de crear la Sociedad Amigos de los Niños Sor María Rosa, para atender a los niños sin hogar en sus necesidades esenciales, y lo más importante, en brindarles el amor y el afecto que no habían tenido en sus vidas y prepararlos para el trabajo, para formar sus propios hogares y servir a la sociedad. Más de 80 mil hondureños han pasado por su institución, siendo ahora la mayoría profesionales y con hogares dignos.

Yony Rufino Aquino Moreira. Nació en Puerto Cortés en 1968. Con formación de secundaria ha trabajado toda su vida en la Policía, donde se ha desempeñado como suboficial clase tres, agente de Tránsito e instructor. Como instructor, ha impartido sus conocimientos en seguridad vial a futuros oficiales, conductores, escolares y peatones en general. Se le admira por realizar su trabajo con entusiasmo, dedicación, en forma amigable, profesionalismo, e inculcando valores de integridad y transparencia. Su principal reconocimiento ha sido el de Gran Mariscal de la Feria Juniana de SPS en el 2005.

Coordinadora de Mujeres Campesinas de La Paz (COMUCAP). Una agrupación de más de 1.500 campesinas lencas, con influencia en varios municipios de La Paz, y que nació en 1993 como un movimiento solidario para defenderse de la violencia doméstica, pero que en el camino se dieron cuenta que juntas podrían alcanzar otros objetivos, como realizar incidencia política en la defensa de los derechos de la mujer, la niñez y el medio ambiente, e integrar a sus miembros en actividades empresariales que les garantizara la seguridad alimentaria y la autosostenibilidad de la COMUCAP. Con este último objetivo, a base de capacitación, asistencia técnica y facilidades de financiamiento han montado toda una admirable estructura en proyectos agroindustriales con un enfoque orgánico para la producción de café molido y varios productos derivados de la sábila, de excelente calidad principalmente para la exportación.

Enrique Aguilar-Paz Cerrato. Nació en Pespire, Choluteca en 1931. Es un hondureño ampliamente conocido y prominente como médico otorrinolaringólogo e investigador, con prestigio a nivel continental. Le ha prestado sus valiosos servicios a la patria, principalmente como diputado y ministro de Salud. Un ciudadano de una conducta intachable y con una alta sensibilidad humana. Ya lo he dicho antes, y lo repito ahora, nuestro pueblo desaprovechó la oportunidad de elegirlo como presidente. Muchos hondureños no tenemos la menor duda que nuestro médico y amigo, hubiera realizado un excelente gobierno.

Mario R. Argueta. De padres hondureños, nació en Chimaltenango, Guatemala en 1946. Destacado ensayista, historiador, bibliotecólogo, columnista y docente en Historia y Ciencias Sociales de nuestras principales universidades públicas del país. Autor de 21 libros, con amplia investigación en el país y en el extranjero. Ha tenido varios reconocimientos, siendo el principal el Premio Nacional de Ciencia José Cecilio del Valle. Mi entrañable amigo, es un hondureño talentoso, humilde, honesto, un hombre de familia y ciudadano ejemplar, con un alto compromiso con los intereses de los hondureños, principalmente de los sin voz.

Felicitaciones a estos distinguidos compatriotas, los Cabañas modernos, y la invitación a los demás hondureños para que hagamos nuestro máximo esfuerzo para que sigamos su ejemplo.

Al CNA, principalmente a su directora Gabriela Castellanos, felicitaciones por el buen trabajo que están realizando en pro de la transparencia en nuestra Honduras.

 

Opinión Edmundo Orellana

 

"Distinción 5 Estrellas a la Integridad y Transparencia"

CNA

OTORGA “DISTINCION 5 ESTRELLAS

A LA INTEGRIDAD Y TRANSPARENCIA”

                                                                                 

José Victor Agüero Aguilar

 

Por segundo año consecutivo el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), confiere la “Distinción 5 estrellas a la integridad y transparencia”, a ilustres ciudadanos que se han destacado por desempeñar un trabajo ético y honesto en diferentes escenarios profesionales como de servicio. 

El premio se otorga en el marco de la celebración del “Día Nacional de la Integridad y lucha contra la corrupción”, instituido por el Congreso Nacional mediante Decreto Legislativo No. 196-2011, el 9 de junio de cada año en honor al nacimiento del general José Trinidad Cabañas Fiallos. 

Resulta alentador saber que en medio de la complejidad de problemas que golpean al país, hay ciudadanos y ciudadanas comprometidos en desempeñar un trabajo honesto, integro, ético y transparente.

 Nadie puede desconocer el daño devastador que ha ocasionado al país el mal de la corrupción, una peste destructiva y perversa que se ha infiltrado en el sector estatal como privado, dejando a su paso frustración, dolor, atraso, miseria y pobreza. 

Pero en medio de todo este desorden hay que valorar la conducta ejemplar de muchos compatriotas, que se han destacado al tener como norma de conducta la aplicación de los valores éticos, morales y espirituales. 

El CNA como instancia de sociedad civil, independiente dedicada a prevenir, disuadir y combatir la corrupción, instituyo a partir de 2015, el galardón “Distinción 5 estrellas a la integridad y transparencia”, que con buen suceso se desarrolló el año anterior. 

Para esta segunda edición el Consejo ha seleccionado a connotados compatriotas que han puesto su sello personal al destacar en diferentes campos. Una de las finalidades de este galardón es enaltecer los méritos de aquellas personas o instituciones que se distingan en su labor y que representen dignamente las ejecutorias de sus organizaciones o de su vida en sociedad. 

En los dos últimos años el CNA bajo el liderazgo de la abogada Gabriela Castellanos, ha presentado a los entes persecutores del delito sendos informes, donde se evidencia el mal proceder de servidores públicos que han incurrido en diferentes tipos penales al ejecutar acciones al margen de la ley. 

Estos malos ejemplos contrastan con el accionar de ciudadanos rectos que no han cedido a los tentáculos de la corrupción, dentro de los compatriotas galardonados en esta segunda edición, destacan los siguientes ciudadanos: 

Doctor Enrique Aguilar Paz Cerrato; Sor Maria Rosa Leggol, el oficial de policía Yony Aquino Moreira, el historiador Mario Roberto Argueta Davila y la Asociación Coordinadora de Mujeres Campesinas de La Paz (COMUCAP).

 Cada uno de los galardonados (a) ha sobresalido al desempeñar un trabajo altruista, ejemplar, solidario y por sobre todas las cosas en un marco de honestidad y transparencia, un digno ejemplo a seguir por la presente y futuras generaciones. 

No debemos olvidar que el éxito de las personas no se puede medir por los títulos, el prestigio y el dinero acumulado en un banco, el éxito va más allá de la acumulación de bienes materiales, el respeto, la integridad y transparencia tiene un mayor valor. 

Con este tipo de reconocimiento el CNA busca incentivar a cada compatriota que ejerce alguna función pública o privada, para que lo haga con excelencia, rectitud y en forma honrada, si se lograran aplicar estos valores la realidad hondureña sería diferente. 

En los galardonados de esta segunda edición tenemos el mejor ejemplo que cuando se toma la decisión de actuar en el marco de la ley, nadie podrá señalarle o cuestionarle de ser un corrupto (a) va estar en paz consigo mismo y con la satisfacción de servir al que más lo necesita.

 

Opinión - Octavio Carvajal: Fiscalía calla dolos en las alcaldías

 

Por Octavio Carvajal

16.04.2016

Como si se tratara de una rebeldía contra el gobierno que prometió castigo amalhechores públicos y una falta grave a las leyes, la Fiscalía General de la República podría tener inactivas varias líneas de investigación contra seis municipalidades denunciadas por actos dolosos que han dejado un severo daño al Estado por casi 50 millones de lempiras.

Cuando más se exige justicia hacia autores materiales e intelectuales en negocios de corrupción, pocos resultados percibimos de parte del Ministerio Público, cuyas cabezas parecen estar desentendidas o inmersas en posibles compromisos o cobardías para enjuiciar a quienes nos tienen en quiebra económica.

Cuánto eroga anualmente el gobierno para amparar la pesada burocracia en la justicia, que resalta con absurdos resultados en la lucha contra la impunidad y la corrupción, pues sus actores siguen de fiesta.

Pícaros

Años sumidos en desesperanza por incontables corruptelas de burócratas que fríamente se pasean por las calles ante la desidia de entes contralores y fiscalizadores que en cualquier régimen los “liberan” del látigo justiciero porque son amparados por redes de mafiosos coludidas con intocables políticos de todos los partidos.

Los altos delincuentes saben o ceden millonarios robos en entes estatales, los confiesan dejando tétricas jefaturas y, de remate, riéndose porque con toda su prole no dejaron ni migas del pastel. Si un presidente permite estafas es cómplice, padrino del latrocinio. Estas bandas merecen, por lo menos, un juicio por “encubrimiento”.

Inexcusable que hayamos tenido un timonel confeso de execrables robos. Es recordar el cuento de Caperucita Roja. El lobo se disfraza de abuelita para tragársela en un santiamén. Así hacen los bandidos con la cosa pública. Se tornan bestias insaciables porque ningún fiscal osado les incoa procesos para que paguen largas y firmes penas en prisión.

Cantan sus colosales atracos y los (as) vemos en campaña pidiendo el voto a cargos de elección popular. Se abrazan con quien luego se convierte en juez, en fiscal, en secretario de Estado. Es una colusión de intereses a todo nivel, nada los diferencia del bajo mundo. Si me tocas te quito y si no me tocas te pongo. Pacto de trajeados.

Nos tienen arriados en desiguales tormentos. Según el cliente, así es el circo de cada regencia. Ocho millones de hondureños de espectadores, cansados deescándalos millonarios de fraudes públicos con actores en los cargos más relevantes. El régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado ha tocado grupos poderosos, pero faltan grandes que deben caer más temprano que tarde.

No más bustos de “honor” para pillos con disfraz. La limpieza no será tarea fácil si llevamos décadas secuestrados por hombres y mujeres robando a lo caníbal. La justicia no puede seguir en manos de expertos en virar juicios, esconderlos, retardarlos y, si es posible, desaparecerlos. El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) entregó al Ministerio Público expedientes contra seis alcaldías por supuestos dolos.

De 2014 a 2016, el CNA ha presentado ante la Fiscalía seis líneas de investigación contra igual número de Alcaldías, cuyas cabezas habrían provocado una pérdida de casi 50 millones de lempiras. Solo a una corporación se le indaga una presunta malversación que supera los 15 millones de lempiras en diversos proyectos.

Otras dos superan los 20 millones de lempiras. Documentos validan compras, transferencias bancarias, cheques librados a favor de sus empleados porcantidades estratosféricas. Para poner un ejemplo, algunos alcaldes son señalados de “sobrevalorar” obras en un cien por ciento. Pruebas científicas recopiladas por el CNA están en la oficina del fiscal general Óscar Chinchilla.

En una de las alcaldías tiene mucha influencia un expresidente versado en tocar la pelota al estilo de los encarcelados por el fraude mundial de “FIFAgate”. Que terminen los tiempos en que la justicia arrulla jardines de maleantes públicos.

La ciudadanía añora el derrumbe final de los corruptos. No se atrevan a tapar hedores con rosas ni flores. Recuerden que el embajador norteamericano James Nealon dio respaldo total a las acciones del CNA. Por lo que dijo, intuimos que no está para bromas. Así es que no se la tiren de bufones con la justicia. Si no la pagan aquí los mandaremos sin visa para Estados Unidos.

Tomado de: http://www.elheraldo.hn/revistas/crimenes/950727-466/fiscal%C3%ADa-calla-dolos-en-alcald%C3%ADas

Editorial - Las denuncias en contra del CNA

 

Editorial

Las denuncias en contra del CNA

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) fue acusado ante el Ministerio Público la semana anterior por varios supuestos delitos relacionados con la compra sobrevalorada de vehículos.

La denuncia fue realizada en contra de la directora y el jefe de la Unidad de Investigación, la que fue desvirtuada públicamente en una conferencia de prensa que contó con la significativa presencia del embajador de Estados Unidos. “Estoy aquí para mandar un mensaje a cualquier individuo (...) Estados Unidos está apoyando al CNA”, dijo James Nealon, quien informó de la invitación que su gobierno le hizo a Gabriela Castellanos para visitar su país.

El CNA ha venido realizando una serie de denuncias de corrupción en Salud, Educación, Seguro Social, Infop, OABI y varias alcaldías, entre otros, que evidencian la podredumbre en el quehacer público y la impunidad en la que permanecen quienes esquilman los recursos de la ciudadanía y que suman miles de millones de lempiras tan necesarios para realizar obras en beneficio de Honduras.

Las denuncias del CNA vinculan a altos funcionarios y exfuncionarios, así como a poderosos sectores políticos y económicos que buscan entorpecer la labor de quienes los exponen ante la justicia y la opinión pública por sus actos de corrupción.

El rol de esta instancia de la sociedad civil es de suma relevancia en la prevención y combate de la corrupción, un flagelo de dimensiones monstruosas, aunque mejoramos 14 puntos en el informe 2015 de Transparencia Internacional al pasar del puesto 126 a 112. Sin embargo, seguimos estando en los últimos lugares en el Índice de Percepción de la Corrupción a nivel global y por eso es tan crucial el papel de instituciones independientes como el CNA.

Que en nada quedaría, claro está, sin la voluntad férrea del Ministerio Público y demás operadores de justicia en defender el imperio de la ley. Que haya grupos que pretendan desacreditar y desprestigiar al CNA es una muestra de que, efectivamente, se están tocando intereses particulares y mezquinos.

Diario El Heraldo/Martes 12 de abril 2016

http://www.elheraldo.hn/opinion/editorial/948987-469/las-denuncias-en-contra-del-cna

  

No más secretividad en el sector público

 

 No más secretividad en el sector público

MARIO ARGUETA/Diario El Heraldo

La tendencia a ocultar información generada en dependencias estatales ha sido una constante de nuestros gobiernos, bajo la justificación de que no pueden revelarse “secretos de Estado”.

Esa injustificada actitud se convierte en un escudo impenetrable para evitar que la ciudadanía se entere de la manera en que se manejan sus impuestos, las licitaciones y contratos con la empresa privada, los préstamos contraídos con la banca nacional y extranjera, la manera como se aprueban las distintas partidas y asignaciones en el Presupuesto de Ingresos y Egresos de la nación.

Paralelo a ese encubrimiento se acompaña la destrucción de documentación oficial, generada en dependencias gubernamentales tanto en nuestras relaciones internas como externas, por considerarla comprometedora y que pone en peligro la seguridad nacional, pasando por alto que dicha acción es constitutiva de delito.

Sectores de la sociedad civil organizada como el Comité por la Libre Expresión, la Asociación para una Ciudadanía Participativa y el Consejo Nacional Anticorrupción, también aportan estudios, críticas y pruebas fehacientes en pro de la transparencia y el rendimiento de cuentas.

Es oportuno reproducir estas pertinentes reflexiones: “Tenemos que conocer lo que hacen los gobiernos y por qué lo hacen, independientemente de lo que ellos quieran que nosotros sepamos. Nuestra autorización para gobernar no incluye la autoridad para ocultarnos información. Para promover la representación, la democracia requiere un régimen de libre información. No debe depender de lo que los gobiernos quieran que sepamos...” (Agustín Blanco, “Reforma política y participación ciudadana”. Sal Terrae, Revista de Teología, Tomo 102/3, no. 1-187, marzo 2014).

Otro aspecto a tomar en cuenta relativo al acceso a la información pública se refiere a la calidad de la información divulgada: con frecuencia está incompleta y/o desactualizada o no es la solicitada o, peor aún, ha sido manipulada y alterada. C-Libre concluye que no solamente se han de abrir las instituciones públicas al escrutinio popular, adicionalmente debe “ciudadanizarse” la información, es decir debe estar asociada, en forma directa, a su utilidad para la ciudadanía y no solamente para informar sobre el manejo de lo público.

Fortalezcamos al CNA

FORTALEZCAMOS AL CNA

Marlin Óscar Ávila

9 de abril de 2016

 

Acabamos de enterarnos sobre la campaña de desprestigio montada por algunos detractores de la honestidad y la lucha contra la corrupción, cuando dos abogados, Marlon Duarte y Daniel Rivera Mena, fueron ante el Ministerio Público y medios de comunicación, el día martes 5 de abril de 2016, por la supuesta compra irregular que siguió la Dirección Ejecutiva y Jefe de la Unidad de Investigación, Análisis y Seguimiento de Casos del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), para la adquisición de vehículos, sin realizar un proceso de licitación.

Ya el Consejo Nacional Anticorrupción ha publicado una aclaración y defensa por este ataque sin fundamentos. Lo único que se visualiza es una reacción de autodefensa de algunos altos funcionarios del Estado actual manchados por la corrupción. Esto seguirá sucediendo a medida que se va combatiendo este flagelo.

A la población hay que recordarle que el CNA ha pasado por varias etapas en su desarrollo, pero además que esta institución es resultado de muchos esfuerzos de la ciudadanía, es decir, por quienes no sustentaron ningún poder del Estado, para llegar a lo que ahora es: una institución de lucha contra la corrupción. El CNA no es de quienes lo administran y componen su Consejo ahora, estas personas, con alguna excepción seguramente, no estuvieron en su gestación y maduración. Como cualquier institución imperfecta ha sufrido de algunas debilidades, particularmente después del golpe de estado. Irónicamente, su peor momento ha sido cuando una representante sindicalista ocupó su Dirección.  Reponerse de esta decaída no fue fácil, pero un elemento fue clave en su recuperación: la llegada a su Dirección de la Abogada Gabriela Castellanos.

Si revisamos su historial, los mejores resultados de lucha frontal contra la corrupción han sido ahora que ella está al frente de tan importante institución de nuestra ciudadanía. No podemos resumir sus trabajos aquí en esta corta nota, pero si se abre la página web del CNA podrá constatar lo que decimos. No estamos desmeritando otros trabajos importantes que el CNA ha realizado, particularmente en períodos cuando fue dirigido por el abogado German Espinal y por el Lic. Sergio Membreño, bajo la coordinación de don Juan Ferrera. Sin embargo, ahora el CNA ha rebasado la línea que algunos políticos le habían trazado para no pisar terreno minado por la corrupción. Estamos seguros que si la ciudadanía le sigue apoyando, esta institución podría incluso ampliar su pequeña membresía y atribuciones, para tomar mayor empuje y servir con mayor efectividad a la lucha contra la corrupción.

Seguramente si la clase política dentro del Congreso Nacional del 2005 al 2007 no le hubiese reducido tanto sus atribuciones legales, para mantenerla controlada, este país no estuviera pidiendo la intervención de la comunidad internacional para combatir el flagelo de la corrupción que ahora nos asfixia. La propuesta era que fuese una mayor representación de la ciudadanía organizada la que integrara su Consejo. No obstante, fue reducido e infiltrado por los partidos, disfrazados, y funcionarios del Estado.

Aún existe la oportunidad de fortalecer a esta nuestra institución, pero debemos hacerla completamente un organismo de la ciudadanía o lo que llamamos de “la sociedad civil”, pero de todos los sectores y no de unas pocas ONGs, elegidas sutilmente por la cooperación internacional,  que se adjudican la representatividad sin ser muy auténticas. Es la representación de las grandes mayorías las que deberían estar allí. Vamos, hagamos el esfuerzo de fortalecer nuestro CNA y dejemos de “serrucharle el piso”.

 

Cambio de Actitud

 

29 MAR, 2016 - 1:00 AM

 

José Víctor Agüero Aguilar

La tendencia en el ser humano es no aceptar sus errores, en buscar justificaciones por las faltas cometidas, no ver las cualidades de los demás y culpar a otros por sus desgracias y desdichas, esta situación se observa al interior de los hogares, en los centros de trabajo, en el campo religioso, en la administración pública, en la política y en el mundo de los negocios, entre otros escenarios.

No hay duda que la humanidad enfrenta problemas complejos en el plano económico, político, social y ambiental, el panorama que se cierne sobre el mundo es confuso y oscuro, esto genera en las personas sentimientos de ansiedad, preocupación, aflicción y desesperanza por todo lo que ve, escucha y lee.

En el plano nacional el panorama no es nada alentador pese a los esfuerzos realizados por el gobierno en materia de seguridad, Honduras sigue registrando una alta tasa de homicidios a nivel de América Latina, más de un millón de compatriotas no tienen trabajo, el embarazo en adolescentes va en aumento y el cáncer de la corrupción sigue vigente por la falta de aplicación de la justicia.

Honduras requiere de profundos cambios estructurales en materia de justicia social y económica, pero sobre todo precisa de un cambio a lo interno de cada ciudadano y ciudadana independientemente de la labor que desempeñe.

Mientras las personas no cambien su forma de actuar, el país seguirá siendo presa de la codicia, la ambición y la avaricia, elementos que inciden de forma directa para que el individuo recurra a cometer acciones al margen de la ley, situación que conlleva a profundizar más la pobreza y la miseria en que viven cerca del setenta por ciento de la población hondureña.

La cantidad de miles de millones de lempiras que perversos hondureños han despilfarrado al interior de distintas entidades gubernamentales es impresionante, por esta razón el país no avanza como debiera, seguimos a la zaga en materia de educación, salud e infraestructura, en comparación al resto de países de Centroamérica.

Los culpables de este desorden son hombres y mujeres que valiéndose del poder, han arrasado con los recursos económicos que le pertenecen al Estado, individuos de esta calaña deberían estar pagando sus fechorías en la cárcel por todo el daño que le han provocado a una nación que merece un mejor destino.

El pueblo hondureño está hastiado de ver cómo los corruptos siguen sin ser castigados, hasta el día de hoy no se ha sentado un precedentede ver tras las rejas a un influyente político, empresario o a un alto servidor público, recibiendo el castigo que se merece por su reprochable proceder.

En la medida que cada hondureño asuma la responsabilidad y el compromiso de actuar con transparencia en cada uno de sus actos, el país tendrá un futuro más esperanzador lo más importante es comenzar por uno mismo, recuerde que antes de pretender cambios en los demás uno es el llamado a cambiar.

Bien lo ha señalado el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), al establecer que la corrupción tiene nombres y apellidos y en sus denominadas líneas de investigación ha aportado pruebas significativas para que las entidades responsables de aplicar la justicia lo hagan de manera pronta y oportuna, pero la realidad nos muestra que muy pocos casos han sido judicializados, hay una mora significativa y esto no debe continuar.

El pueblo está cansado de escuchar el mismo discurso, todos los sectores sean estos del oficialismo o de la oposición hablan de construir una nueva Honduras, pero las acciones de uno y otro lado dejan mucho que desear.

Es urgente que cada compatriota reflexione y proceda autoevaluarse sobre su actuar en las diferentes áreas de su vida, y que cada servidor público decida actuar siempre en base a ley, solo así el país podrá salir del atraso y la miseria en que ha estado postrado a lo largo de su historia.

 

Prófugos

 29 de Febrero de 2016

José Víctor Agüero Aguilar

Las personas que se aprovechan del poder para cometer cualquier tipo de fechorías en su fuero interno carecen de paz, por un tiempo pueden disfrutar de los placeres que les otorga el dinero mal habido, viajes, compras de joyas costosas, una vida sexual desenfrenada, consumo de bebidas alcohólicas y otro tipo de lujos transitorios que otorgan los bienes materiales.

Resulta frustrante saber que el mal proceder de estos individuos repercute directamente en la calidad de vida de la población menos favorecida, negándoles mejores condiciones de vida, mayor acceso a salud, educación de calidad y a una vivienda digna, entre otros derechos que les asiste.

 La población ve con rechazo y enojo cómo hombres y mujeres que ostentan un cargo público, se dan a la tarea de robar a sus anchas, se vuelven expertos en maquinar planes malévolos para exprimir las finanzas públicas, profundizando con ello la extrema pobreza en que vive más del sesenta por ciento de los habitantes hondureños.

Esta situación debe cambiar hay que poner un alto para frenar tanto abuso, denunciando a todos aquellos ciudadanos y ciudadanas, involucrados en supuestos actos ilícitos para aplicarles todo el peso de la ley, el pueblo hondureño no va estar tranquilo hasta ver en la cárcel a un alto servidor público que valiéndose de las mieles del poder, no reparó en su accionar irresponsable de lucrarse con dinero que no le pertenece.

Los medios de comunicación destinan valiosos espacios al divulgar diversas denuncias de supuestos actos de corrupción, donde se ven involucrados empresarios, alcaldes, exalcaldes, ministros, exministros y gerentes de entidades públicas, entre otros, a la vista y paciencia de los operadores de justicia.

El pueblo hondureño está cansando de ver tanta injusticia, la impunidad ha alcanzado límites insoportables, a diferencia de otros países donde altos funcionarios que incluye a presidentes, expresidentes y ministros han sido encarcelados y puestos a la orden de la justicia, en nuestra nación hasta el día de hoy no hay ningún pez gordo purgando sus actos deshonestos en una prisión.

Mientras en Honduras no se aplique la ley seguiremos desconfiando de nuestras autoridades judiciales, la respuesta es simple, hay que aplicar la ley y castigar con severidad a todo aquel mal compatriota a quién se le ha comprobado algún ilícito sin importar su afiliación política, condición económica, social ni intelectual, ante la ley todos somos iguales.

No se puede soslayar que los intereses de grupo, las estructuras de poder, las influencias políticas y económicas, han contribuido a profundizar aún más los altos niveles de corrupción que en las últimas cuatro décadas ha golpeado con fuerza al país.

Enfrentar la corrupción no es tarea fácil por los intereses que se manejan a todo nivel, no obstante en medio de todo este panorama que vive el país, se están realizando esfuerzos para enfrentar y combatir la corrupción, uno de esos actores es el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), que a pesar de contar con un presupuesto limitado y un reducido personal ha presentado al Ministerio Público (MP) y al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), resultados de investigaciones que contienen elementos conducentes a producir pruebas de cargo, en contra de distintos servidores públicos denunciados por actos cometidos al margen de la ley.

Muchas de las personas señaladas por el CNA están prófugos de la justicia, huyen como ladrones, están escondidos en algún lugar del país o del exterior, penosa situación para estos individuos que de forma perversa no repararon en el terrible daño que le han ocasionado a un pueblo que demanda un castigo ejemplar para estos sujetos que sin ningún escrúpulo saquearon las arcas públicas.

Ojalá que el pleno de la nueva Corte Suprema de Justicia (CSJ), tengan la valentía de tomar decisiones orientadas a transparentar la aplicación de la ley y que el MP y el TSC, asuman la responsabilidad de judicializar los distintos casos que el CNA, en su momento ha presentado a fin de sancionar a todos aquellos pésimos ciudadanos que andan prófugos de la justicia, es cuestión de tiempo para que paguen sus nefastos planes.

 

Palabras y más palabras

12 de febrero 2016

José Víctor Agüero Aguilar

Hay personas que se caracterizan por hablar más de la cuenta y usted los encuentra en diferentes ambientes: En los hogares, centros de trabajo, escuelas, colegios, universidades, iglesias y por supuesto en la esfera política.

Todas estas personas tienen un común denominador son expertos en prometer, un padre de familia que le asegura a su hijo o hija que le va acompañar a verle jugar fútbol y al final no va, un cónyuge que promete invitarle a cenar y no cumple, un servidor público que se compromete a entregar un trabajo a un ciudadano y no honra ese compromiso, son algunos ejemplos que se repiten todos los días.

Si usted ha tenido como norma de conducta prometer y no cumplir, necesita con urgencia revertir esta situación, piense por un instante cuándo fue la última vez que le prometió a su hijo acompañarle a jugar pelota y nunca se dio, o a su cónyuge salir un fin de semana y todavía está a la espera.

Y qué decir de los políticos, de los servidores públicos, tomadores de decisión, estos individuos se vuelven hábiles y astutos para persuadir a las masas, hablan con una convicción de honradez, moralidad y transparencia que a cualquiera engañan, todos hablan de trabajar por el bien común, pensando en los intereses del país y no de grupos.

Pero en la práctica vemos todo lo contrario, con su boca expresan que están al lado del pueblo, que su interés genuino es trabajar en aras del bienestar colectivo, pero sus actos dicen todo lo contrario, las ansias de poder los hace asumir posturas inflexibles, se vuelven insensibles a las necesidades de los demás, con tal de satisfacer sus intereses mezquinos y egoístas.

El pueblo hondureño está hastiado de observar cómo la corrupción ha carcomido el aparato estatal y  el sector privado, profundizando con ello la pobreza en un país que merece un mejor porvenir.

Bien lo expresaba recientemente la abogada Gabriela Castellanos directora ejecutiva del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), quien señaló que “la sociedad hondureña está cansada de los discursos y que ningún corrupto esté pagando por sus acciones en la cárcel”.

La población hondureña exige hoy más que nunca que todo individuo que ha ocupado un cargo público y que se le ha comprobado que ha cometido un acto de corrupción, se le castigue con todo el peso de la ley y purgue en la cárcel la falta cometida, no se puede seguir postergando esta realidad, solo así los operadores de justicia van empezar a ganarse la confianza y la credibilidad que hasta el día de hoy no la han tenido.

Mientras en Honduras se siga traficando con la ley y la impunidad, va ser difícil que su población aspire a mejores condiciones de vida, producto del mal proceder de  individuos que valiéndose de un cargo público, se han dado a la tarea de robar sin ningún tipo de escrúpulo, condenando a miles de compatriotas a vivir en situaciones de calamidad y pobreza.

Más que palabras el país precisa de tomadores de decisión de una sola pieza, que su sí sea si y su no sea no, comprometidos con la verdad y por sobre todas las cosas que puedan adoptar como estilo de vida actitudes encaminadas a practicar la honestidad, la ética y la transparencia, en cada uno de sus actos.

Tomado de Diario La Tribuna - http://www.latribuna.hn/2016/02/12/palabras-y-mas-palabras/

Avaricia

Por: José Víctor Agüero Aguilar

Las personas involucradas en supuestos actos de corrupción tienen una característica en común, son presas de la avaricia, se vuelven individuos sin escrúpulos, asumen posturas egocéntricas, altivas y arrogantes, las necesidades de los demás les tienen sin cuidado con tal de satisfacer sus instintos más bajos.

En un mundo donde lo que priva es atesorar bienes materiales, innumerables personas que ostentan un cargo público o privado, pierden la perspectiva del servicio y en forma descarada se dan a la tarea de robar condenado a ciudadanos y ciudadanas a vivir en la extrema pobreza.

No debemos olvidar que hay ciertos principios que rigen la conducta humana, como ser el respeto, la comprensión, la tolerancia, la honestidad y la transparencia que si se pusieran en práctica la realidad en el mundo sería diferente.

Es perturbador saber que hay pésimos servidores públicos que arrasan con todo lo que tiene a su alcance, ignorando que más del 63 por ciento de la población hondureña vive en condiciones de extrema pobreza, los hospitales públicos carecen de medicinas, los niños/as y jóvenes reciben sus clases en el suelo, en edificios con condiciones deprobables y en muchos centros educativos sus maestros imparten sus clases sin material didáctico.

Las carreteras se encuentran destruidas y algo inquietante es saber que una cantidad inimaginable de compatriotas no tienen con que alimentarse, hay niños, jóvenes y adultos, que presentan un alto grado de desnutrición, provocándoles un daño físico y emocional que incide en su calidad de vida.

Esta es la realidad hondureña y los culpables de encontrarnos en una situación tan crítica, son aquellos servidores públicos y tomadores de decisión que aferrándose a un puesto, como desquiciados se han dado a la tarea de robar a no más poder, dejando sumido al país en una deplorable situación.

No hay que perderse mientras existan servidores públicos, políticos y empresarios, que haciendo uso del poder, se dan a la tarea mezquina de realizar acciones al margen de la ley, las posibilidades que el país avance hacia mejores derroteros son remotas.

Cuando un persona se deja llevar por la avaricia es capaz de cometer los actos más perversos con tal de obtener lo que se ha propuesto, partiendo de esta premisa no se puede ocultar que el ser humano es por naturaleza egoísta y mezquino y en su interior existe una sed desmedida de poseer bienes materiales pero al final nada les satisface, hoy tienen algo y mañana quieren otra cosa, se vuelve algo insaciable.

Con todo este panorama es fácil advertir que la situación no está nada bien, la impunidad, la falta de aplicación de la justicia, son factores de peso para colocar al país, en la palestra pública de ser una de las naciones más corruptas del mundo, pese a los esfuerzos realizados por ciertos sectores de sociedad civil, donde sobresale el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

El CNA sin tener facultades legales, sin ser autoridad, ni juez, ni policías, ni fiscales, desde hace un par de años bajo la dirección de la abogada Gabriela Castellanos, ha emprendido importantes acciones al denunciar un sinnúmero de casos por supuestos actos ilícitos, cometidos por pésimos servidores públicos, que le han ocasionado un grave perjuicio económico al país.

Lo interesante de todo es saber que una pequeña instancia de sociedad civil, que opera con un limitado presupuesto y un reducido personal, ha completado importantes líneas de investigación en distintas dependencias estatales, donde se ha puesto al descubierto bochornosos casos de supuestos actos ilícitos, donde sus principales actores se han dado a la tarea de saquear recursos financieros que no les pertenece.

La población hondureña está harta de tanta corrupción, no se puede seguir permitiendo más robos y saqueos, el pueblo demanda un castigo ejemplar para todos aquellos malos compatriotas que sin ningún escrúpulo se las han  ingeniado para robar sin límite alguno.

Es alentador saber que en medio de todo este panorama ensombrecedor el CNA pese al cuestionamiento de ciertos sectores del país, ha levantado una bandera de lucha de investigar y denunciar actos al margen de la ley, aportando las pruebas necesarias para que sean los entes persecutores del delito y los órganos jurisdiccionales competentes los responsables de aplicar la justicia.

El perjuicio económico identificado por el CNA en contra del Estado de Honduras, durante el año 2015, ascendió a un total de Lps. 254,101,924.63 equivalente a unos $ 11,550,087.48, producto de casos investigados en distintas instituciones públicas y varias corporaciones municipales del país, así lo revela su informe de labores correspondiente al año recién finalizado.

Atacar la corrupción no es tarea fácil ni lo será, en la medida que cada político, empresario y servidor público, cambien de actitud en su forma de actuar y que las dependencias encargadas de aplicar la justicia lo hagan de manera pronta y oportuna, el país podrá avanzar hacia un mejor destino.

Pero si seguimos siendo presas del egoísmo, la vanidad y la avaricia, muy difícilmente el país saldrá del bache en que se encuentra, producto de la mezquindad y planes perversos que inescrupulosos hondureños han tenido como estilo de vida.

Tomado de Diario La Tribuna edición digital - http://www.latribuna.hn/2016/01/23/avaricia/

Damas que Inspiran

 

Por Mario Argueta, historiador

Más allá de su posición social, económica, política, han debido enfrentar seculares exclusiones, prejuicios, estereotipos, violencias físicas y psicológicas provenientes del otro sexo, el masculino, que se ha considerado con derecho para mantener en posición subordinada, dependiente, a la mujer.

Y ellas, progresivamente, han optado por hacer valer los derechos incluidos en la legislación, pero incumplidos en la práctica cotidiana. Han renunciado a continuar manteniendo actitudes pasivas, aspirando a la igualdad fáctica en el hogar, el puesto de trabajo, en los cargos de elección popular

Esa aspiración a la plena dignidad, al respeto, a la visibilidad, no ha estado exenta de rechazos, barreras jurídicas, discriminaciones.

Sin embargo, ellas han persistido, con coraje y valentía, en sus luchas y metas, a lo largo de generaciones, que van desde María Josefa Lastiri a Julieta Castellanos, desde Visitación Padilla a Gabriela Castellanos, desde Clementina Suárez a Helen Umaña, desde Irma Leticia Silva de Oyuela a Jeanette Kawas, cada una activando desde su respectiva profesión u oficio, con aportes de diverso signo: monetario, educativo, política, investigativo, literario, histórico, ambiental, dejándonos un legado significativo que ha hecho avanzar las fronteras y los espacios de lo creativo, estético, cívico, actuando con honor, sentido de compromiso, responsabilidad, compenetradas que su accionar, aun a riesgo de agresiones, escarnios, ostracismos, recogía los anhelos y expectativas de miles de mujeres, del mundo urbano y rural, anónimas, sometidas a la imposición machista y patriarcal, sin posibilidades reales de articular su deseo por ocupar un lugar bajo el sol, dejando atrás el silencio y la obscuridad.

Es así que las damas arriba citadas y muchísimas más, han ido construyendo ciudadanía, vigencia de los derechos humanos, sentido de patria compartida, en pos de una Honduras respetuosa de la diversidad, más allá de filiación partidaria, extracción de clase, pertenencia étnica, preferencia sexual, presencia o ausencia de religiosidad.

Queda aún un escabroso camino por recorrer, pero la mujer hondureña va construyendo una nación diferente, en que el mutismo, el fatalismo y la pasividad van cediendo paso a la inconformidad creativa, a la elaboración de propuestas alternativas en que participaran, equitativamente, mujeres y hombres, jóvenes y adultos, pobres y ricos, en marcha hacia la elusiva libertad, bienestar, justicia y paz, individual y colectiva.

En esa tarea nunca concluida, activan tanto las compatriotas residentes en el país como las que, por circunstancias diversas, radican más allá de nuestras fronteras, hermanadas en un solo afán, un único propósito.

Tomado de Diario El Heraldo edición digital - http://www.elheraldo.hn/opinion/columnas/922905-469/damas-que-inspiran

En el Día Internacional de Lucha contra la Corrupción

Por José Víctor Agüero Aguilar

Si hay tema que ocupa importantes espacios en los medios de comunicación, es la corrupción, una lacra mundial que se ha incrustado en las altas esferas políticas, empresariales, religiosas y hasta deportivas, ganando importantes espacios ante la vista y paciencia de los operadores de justicia.

Lo frustrante de toda esta situación es que los más pobres siguen siendo los que pagan las consecuencias por inescrupulosos servidores públicos, que valiéndose de su cargo, se han dado a la tarea de robar y saquear inmisericordemente el erario público, sin importarles en lo más mínimo las necesidades de los demás.

En el Día Internacional contra la Corrupción, que se conmemora el 9 de diciembre de cada año, por disposición de la Convención de las Naciones Unidas, su secretario general Ban Ki Moon, hace un llamado a que nos “comprometamos a hacer la parte que nos corresponde tomando medidas enérgicas contra la corrupción, avergonzando a quienes la practican y engendrando una cultura que valore el comportamiento ético”.

Nadie desconoce que la corrupción es un delito grave que debilita y empobrece a las sociedades, obstaculiza el desarrollo social y económico, aumenta la pobreza, debilita los sistemas de salud y educación, con lo que priva a las personas de los elementos básicos de una vida decente y socava la democracia al distorsionar los procesos electorales y minar las instituciones gubernamentales.

Otra de las consecuencias negativas que se deriva de este flagelo, es que exacerba la desigualdad y la injusticia al pervertir el estado de derecho y castigar a las víctimas del delito mediante fallos corruptos.

Enfrentar y combatir la corrupción no es tarea fácil por las implicaciones que conlleva, está presente en la administración pública como privada, siendo sus principales actores servidores públicos que con su conducta han deshonrado el privilegio que les ha concedido el pueblo, al adoptar actitudes egocéntricas, soberbias y prepotentes, de utilizar el poder para satisfacer sus caprichos materiales y carnales.

Pretender erradicar la corrupción en su totalidad es una utopía, debido a la naturaleza pecaminosa que se cierne en el ser humano, que está orientado a hacer el mal, pero si se puede frenar y combatir en un alto porcentaje, adoptando medidas preventivas para disuadir los actos de corrupción y castigando a todas aquellas personas vinculadas en supuestos actos ilícitos, para que les aplique todo el peso de la ley sin contemplación y favoritismo alguno.

En el caso particular de Honduras el problema de la corrupción ha tomado matices alarmantes, por varios años ostentó el nada honroso calificativo de ser una de las naciones más corruptas del mundo, vergonzoso título que debe llenar de pena a todos aquellos servidores públicos que con sus actos han perjudicado a una inmensa mayoría de la población que con impotencia, frustración y rechazo han visto como entidades públicas de servicio, han sido saqueadas despiadadamente.

El 9 de diciembre de cada año es un recordatorio para que la clase gobernante del país, recapacite de los terribles errores que han cometido, y que ha dado como resultado empobrecer aún más al país, un corrupto y corrupta no tiene escrúpulos son capaces de cometer cualquier tipo de atrocidad con tal de alcanzar sus objetivos enfermizos y malévolos.

Hoy en día muchos servidores públicos están siendo señalados por participar en supuestos actos de corrupción, ya es tiempo de sentar un precedente, la población hondureña exige que todo servidor público llámese como se llame debe ser castigado con todo rigor, aplicando la ley como debe ser de forma pareja y justa.

La corrupción es un tipo de cáncer que va carcomiendo a la persona y una de sus principales características es la tentación a que se somete el individuo, se vuelve algo afrodisiaco entre más se tiene más se quiere, ahí aflora el dios Baco del dinero que la Biblia lo señala como uno de los grandes males de la humanidad.

Es urgente retomar y aplicar los valores éticos, morales y espirituales al interior de las familias, se ha comprobado que la formación académica, posición económica y social solvente, no es ninguna garantía para estar exento de la corrupción, la mayoría de las personas implicadas en supuestos actos ilícitos, son individuos que han cursado estudios en prestigiadas universidades a nivel nacional como en el extranjero, pero su reputación como servidores públicos es una verdadera pena para vergüenza del país y sus familias.

Honduras no puede seguir hundiéndose cada vez más en actos penosos de corrupción; frente a este sombrío panorama hay que reconocer que se han estado haciendo esfuerzos para enfrentar la corrupción y llama la atención de una pequeña instancia de sociedad civil, como es el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), que con un presupuesto limitado ha logrado investigar en los dos últimos años, un total de 28 casos de supuestos actos ilícitos, en contra de varias entidades gubernamentales los cuales han sido denunciados ante los órganos persecutores del delito.

Producto de estas acciones investigativas emprendidas por el CNA, se ha podido cuantificar un perjuicio para el Estado de Honduras de aproximadamente ciento diez millones de dólares ($ 110,000.000.00), una cifra escandalosa para un país donde más del sesenta por ciento de la población vive en condiciones de extrema pobreza.

Esta cifra debe hacer recapacitar a la clase política y empresarial del país, y tomar conciencia que cuando se ocupa una determinada función pública, es para servir a los demás y no servirse del poder, es cuestión de tiempo bien lo señalaba en una ocasión la abogada Gabriela Castellanos, directora ejecutiva del Consejo, que todas aquellas personas que andan prófugos de la justicia evadiendo su responsabilidad dilectiva, tarde o temprano serán capturados y puestos a la orden de las autoridades y ya tenemos ejemplos.

El deseo desmedido de poseer bienes materiales sin importar bajo qué condiciones se obtiene, está llevando a la destrucción a la humanidad, el pueblo hondureño exige a gritos que se aplique la ley para todos aquellos pésimos hondureños, que haciendo uso del poder se han enriquecido desmedidamente, hoy 9 de diciembre es un tiempo propicio para que recapaciten y no siguen saqueando a un país que merece un mejor futuro.

Tomado de Diario La Tribuna: http://www.latribuna.hn/2015/12/14/en-el-dia-internacional-de-lucha-contra-la-corrupcion/

De qué les sirve

Por José Víctor Agüero Aguilar

El éxito en muchas personas es relativo, triunfan en ciertas áreas pero en otras son un completo fracaso. Un ejemplo son los actores de cine, televisión, cantantes, deportistas, empresarios, políticos, etc., que teniéndolo todo o casi todo en el orden material, sus vidas personales se tornan turbulentas, rodeadas de escándalos y excesos.

Lo anterior pone de manifiesto que ningún bien material llámese vehículos, prendas de vestir, aparatos móviles, negocios, residencias lujosas, joyas, o puestos de trabajo entre otros, podrá garantizarles la tranquilidad y la paz que anhelan muchas personas.

La realidad nos muestra que para llenar el vacío que hay en sus vidas, muchos individuos terminan refugiándose en el consumo desmedido de bebidas alcohólicas, drogas o manteniendo relaciones sexuales desenfrenadas, estas acciones lo único que provoca es profundizar más su angustia, soledad y frustración.

No tenemos que irnos fuera del país para conocer que influyentes políticos y empresarios, están siendo señalados por supuestos actos de corrupción, que están coludidos con el crimen organizado y que han tenido participación directa o indirecta, en el saqueo de varias instituciones del Estado, como el latrocinio cometido en contra del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y de algunas corporaciones municipales del país, entre otros.

Es gratificante saber que en medio de toda esta vorágine de escándalos, hay instituciones como el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), que ha tenido la valentía de señalar con nombres y apellidos a inescrupulosos servidores públicos, que valiéndose de su cargo han robado de forma descarada dineros que no les pertenece, los resultados son de sobra conocido.

En esta lista figuran médicos, administradores, contadores, jefes de informática, alcaldes, vicealcaldes, gerentes financieros y otros servidores públicos de alto, mediano y bajo rango, pero indistintamente del puesto que ocupan tienen una característica en común, personas dominadas por la avaricia, la codicia y el poder.

Indudablemente el poder enferma a muchas personas los esclaviza, no saben asimilar bien la oportunidad que tienen de aprovechar sus talentos, para desempeñar un trabajo honesto, transparente e íntegro que contribuya al desarrollo del país.

No hay duda que estos individuos han perdido la sensibilidad, se vuelven individuos egocéntricos, soberbios, arrogantes y prepotentes, muchos tratan con desprecio e irrespeto a sus empleados/as, sin saber las vueltas que da la vida, los puestos públicos y privados son transitorios, por ello se debe actuar en forma transparente y honesta mientras desempeñen una determinada función.

La arrogancia en muchos servidores públicos es evidente, asumen poses de intocables, pero esta situación ha empezado a cambiar con el nuevo rol del CNA, bajo la rectoría de la abogada Gabriela Castellanos, quien se ha dado a la tarea de investigar, dar seguimiento y aportar las pruebas que evidencian supuestos actos ilícitos, cometidos en varias instituciones del Estado, luego los resultados son presentados a los entes persecutores del delito, para que procedan a judicializar los respectivos casos.

Al final estas personas terminan mal, son señaladas como ladrones, ladronas, su honorabilidad queda por el suelo, su reputación se pierde, hoy más que nunca todo servidor público debe estar claro que su accionar profesional debe estar enmarcado en la ley, en la transparencia y rendición de cuentas, de lo contrario de nada les va servir haber amasado una fortuna al margen de la ley.

Tomado de Diario La Tribuna: http://www.latribuna.hn/2015/11/28/de-que-les-sirve-2/

HCH - ¿Qué ha hecho el CNA?

Tomado de HCH - https://www.youtube.com/watch?v=-uxHqKG7L5k

La Fuerza de una hormiga

Fuerza Hormiga

Por el Dr. Dagoberto Aspra: Doctor en Ciencias Penales, Jefe de Unidad de Investigación del CNA

Siempre hemos sabido que la hormiga es el insecto más fuerte del mundo; sin embargo, a muchos les dará risa o lo verán con escepticismo. La hormiga puede cargar hasta cincuenta veces su peso, esta es la razón de su calificativo. Si una persona tuviera esa capacidad podría cargar incluso un camión.

Bajo ese criterio es justo que se valore lo que esta pequeña instancia de sociedad civil con un presupuesto de dieciocho millones (antes veintidós millones) llamada Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) puede hacer para combatir la impunidad en los casos de corrupción pública; de ese presupuesto, solamente cuatro millones están destinados a la operatividad de la unidad de investigación, análisis y seguimiento de casos, que es la que a fin de cuentas realiza dichas investigaciones; es así que al enfrentarnos a esa labor en los diferentes casos, de los cuales tenemos conocimiento por denuncias o de manera oficiosa, lo hacemos confrontando diferentes criterios como ser: nuestra capacidad operativa, que incluye el personal con el que contamos, logística y recursos, además el tiempo que llevaría dicha investigación, el cual no puede ser mucho, pues implicaría mayor gasto, incumplimiento de objetivos específicos y desgaste en un proceso investigativo largo y lo más importante radica en poder prever un resultado favorable, contrastado a que solo podemos realizar investigaciones que impliquen mayormente información pública, o datos confiados primordialmente por informantes.

Al CNA le está vedado acceder a información reservada, llámese esta información bancaria, registros de llamadas telefónicas o el secuestro de documentación relevante, recuérdese que nosotros no somos jueces, fiscales o policías; somos ciudadanos comunes y corrientes, con un inmenso amor por Honduras y voluntad de cambio. Nuestro objetivo es generar prevención general a través del descubrimiento y aporte de elementos conducentes a producir prueba de cargo que venga a fortalecer la capacidad de persecución penal del Ministerio Público en los casos de corrupción pública y del Tribunal Superior de Cuentas específicamente en los casos de enriquecimiento ilícito, esperando que dichos casos se judicialicen por el ente encargado de ejercer la acción penal pública y produzcan en sí mismos “casos ejemplificantes” que disuadan a otros funcionarios y particulares, además produciendo una opinión favorable en la población de percepción en la reducción de la impunidad; es así que para poder valorar los aportes que hacemos es más que justo que se haga bajo la óptica de los criterios expuestos, pues solo venimos a ayudar, a construir y aportar con lo que podemos y tenemos, no simplemente a criticar, señalar o lamentarnos.

¿Se podrá desacreditar nuestro trabajo por personas que solo critican, aduciendo que nuestros resultados son “pocos y pequeños”? ¿Cómo se pueden medir las acciones concretas contra la impunidad criticando o aportando un expediente investigativo que contiene elementos conducentes a producir pruebas de cargo en un proceso penal?

Tomado de El Heraldo Digital - http://www.elheraldo.hn/opinion/882991-368/la-fuerza-de-una-hormiga

Abriendo Brecha - Editorial Septiembre 7 2015

Tomado de Canal youtube de Abriendo Brecha - hhttps://www.youtube.com/watch?v=MyMeWSnOZS0

Diario Tiempo, Riflazos Octubre 16 2014

 

La Tribuna, Pildoritas Octubre 16 2014

El Heraldo Octubre 11 2014 - Apuntes

Diario Tiempo Octubre 11 2014 - Que no vuelva el pez al agua

La Tribuna Octubre 11 2014 - Corrupción no erradica corrupción

Por Melvin López Herrera

 

El pueblo hondureño y la Comunidad Internacional siguen a la espera del desenlace con que el Ministerio Público cerrará con broche de oro el escándalo que ha generado el gran atraco al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), que tanto daño moral y material ha causado a la institución, a sus derechohabientes y la nación entera.

Hay que reconocer, sin considerarnos totalmente satisfechos, el accionar hasta ahora del Ministerio Público con los casos que ha judicializado ante los órganos jurisdiccionales del Estado; pero indudablemente le queda mucho camino por recorrer de tal suerte que, si se conforma con lo que hasta ahora ha hecho nos estará demostrando una vez más la falta de independencia con que esa institución se ha manejado después de su primera etapa, cuando se le vio nacer.

En este caso del Seguro Social, es indudable el papel que ha desempeñado el Consejo Nacional de Anticorrupción (CNA) donde sus dos principales personajes se han mostrado desafiantes ante una posible somnolencia con que pudieran actuar los demás operadores de justicia, sobre todo el Ministerio Público quien tiene a su cargo la acción penal. Esa positiva actitud incisiva con la que el CNA ha exigido y continúa exigiendo que el accionar de la Fiscalía llegue inclusive a las principales cabecillas ocultas que urdieron la telaraña que cubrió con un tenebroso manto al Seguro Social con las consecuencias que todos conocemos y lamentamos -esa actitud repetimos- debe mantenerse firme e inclaudicable, para que la justicia no quede en tenues asomos, pretendiendo solo darnos atol con el dedo.

Continúa manejándose en los foros noticiosos del país el tema del Seguro Social, en muchos de ellos con la participación de las autoridades del Ministerio Público, sobre todo del señor director de fiscales; quien aún no nos deja satisfechos con sus declaraciones ante interrogantes que se le formulan por parte de los conductores de esos foros. Una pregunta puntual que se le ha hecho con lo que ha transcendido, y que el mismo Ministerio Público lo ha confirmado en ocasiones anteriores, es cómo y cuándo van a actuar con lo que se denunció y se reconoció sobre dineros del atraco que no habrán sido diez centavos y que fueron a parar al partido político gobernante.

La respuesta evasiva de ese funcionario, lejos de no convencernos para nada, nos deja con el sabor amargo de que en el Ministerio Público se está trabajando a medias en el asunto y que hasta se están siguiendo líneas trazadas para que su accionar se circunscriba solo a los personajes que hasta ahora se han capturado y a los últimos cuatro de los que se ha anunciado requerimientos fiscales y órdenes de captura. Cuando el director de fiscales responde diciendo que a los fiscales (de la escala inferior siguiente) se les ha dejado absoluta independencia para que ellos dispongan qué se va a hacer con el caso particular del dinero que llegó a las arcas del partido de gobierno… cuando se da esa respuesta, negando poner al descubierto lo que el Ministerio a nivel superior ha dispuesto sobre su accionar o su no accionar en este caso particular; concluimos con efectos decepcionantes que la institucionalidad del Ministerio Público es como una bandera flameante que se mueve conforme los vientos que la soplan.

De igual manera se ha hablado del fraude en el suministro de medicamentos al Seguro Social; y hasta se comenta de “pastillas de harina” que llegaron a ese hospital y que representó un gran negociazo para quienes tuvieron la bendición de salir favorecido con las licitaciones.

Por Dios Santo!!!… Esto (las aportaciones políticas y el pastillazo) por ningún punto debe soslayarse y requiere en forma imperativa una respuesta concreta como efectiva del Ministerio Público. De ninguna forma debe evadirse esa responsabilidad proclamando la falsa “independencia” que se les deja a los fiscales para que ellos decidan estos graves asuntos; haciendo entender que al final se les respetará su criterio si deciden que estos casos no sean judicializados. Eso sería ofender la inteligencia del pueblo pretendiendo que se acepte y se conviva con la dañina impunidad que tanto ha afectado a la nación entera, y de la que solo los poderosos del mundo económico y político pueden salir beneficiados.

En la función pública hay cargos que al asumirlos nos imponen un ineludible reto que es inherente al trabajo que como servidores públicos habremos de desempeñar. Son cargos que antes de ejercerlos nos hacen pasar por un juramento solemne: “ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la constitución y las leyes”. De tal suerte que, una vez que asumimos el mando de las instituciones que se nos han confiado, nuestro deber desde el primero al último día es desempeñarnos responsablemente para fortalecer la institución y la institucionalidad.

Ya es del dominio público el famoso tomo 22 que herméticamente se ha manejado dentro de las investigaciones del Ministerio Público. Ya Pepe Lobo hizo público que lo ocurrido en el Seguro Social pudo haber traído fatales repercusiones electoreras para su partido político. Ya el director de fiscales declaró que dependía de los fiscales de la jerarquía inferior que se judicializará el caso de las transferencias al partido de gobierno. Pero la conducción del Ministerio Público como un todo está en manos de sus máximas autoridades; y son estas las más llamadas a cumplir con los deberes de los funcionarios públicos; de tal suerte que el incumplimiento está tipificado como delito.

Como pueblo aspiramos que el escándalo del Seguro Social no solo toque a sus exfuncionarios, a sus exdirectores, a los comerciantes que estuvieron ligados al mismo; sino que también abarque a los que hasta ahora se han mantenido y se les han mantenido ocultos. Los ojos están fijos en el Ministerio Público. Incumplir con su deber en este caso también será corrupción… y la corrupción no erradica corrupción.

Tomado de La Tribuna - http://www.latribuna.hn/2014/10/11/corrupcion-no-erradica-corrupcion/

La Tribuna octubre 11 2014 - En la senda correcta

Por Octavio Pineda Espinoza

Catedrático Universitario, director del Instituto de Estudios Económicos, Políticos y Sociales del Partido Liberal de Honduras.

 

 

Los recientes datos proporcionados por la encuestadora Cid-Gallup Latinoamérica nos muestra circunstancias importantes que es bueno analizar, sopesar y aprovechar; uno de los datos más interesantes que descubrimos en la misma fue el hecho que el Partido Liberal de Honduras ya subió dos puestos en el gusto del electorado ubicándolo como segundo lugar a pocos meses de haber iniciado la presente administración, es relevante que autoridades partidarias, órganos auxiliares, bancada del partido en el Congreso, alcaldes municipales, dirigentes, simpatizantes y seguidores tomemos conciencia de lo que eso significa para la institución del pendón roji-blanco y que hagamos eco de la misma en todos los rincones del país.

Parece ser que el electorado se ha dado cuenta que el único partido que puede hacerle oposición real al partido de gobierno es el Partido Liberal, todo esto como consecuencia de las falencias que tienen los otros partidos como Libre y PAC que se miran envueltos en una vorágine sobre quién dirigirá los destinos de dichos partidos en el presente y de cara a los próximos comicios electorales; la fractura de Libre tiene varios orígenes, primero la falta de una agenda específica de sus diputados en el Congreso, el hecho del surgimiento de cuatro candidaturas internas que amenazan con dividirlo por intereses personales, su poca capacidad de negociación y el incumplimiento de sus promesas a sus seguidores que no ven nada concreto de parte de su dirigencia la cual también está cuestionada por los dineros tomados para el fallido intento de la Cuarta Urna, en el PAC parece estarse abriendo una disputa sobre quién es el que controla la bancada y quién o quiénes deberán ser sus figuras más importantes en las próximas elecciones, también les afecta su poca efectividad en las propuestas de la agenda legislativa.

Ese dato de la encuesta de Gallup coloca ya al Partido Liberal en la senda correcta, debe servir para que autoridades del Central Ejecutivo, la bancada del partido en el Congreso, los alcaldes electos bajo la bandera liberal y todos los que estamos contribuyendo de una manera u otra al relanzamiento del Partido Liberal dentro del marco del liberalismo social cerremos filas y construyamos una unidad granítica que, dando los pasos adecuados, señalando los errores del gobierno, que hay muchos, a pesar del despliegue publicitario que tiene el gobernante y haciendo oposición constructiva señalando otras opciones o caminos a tomar para la solución de los grandes problemas nacionales nos permitan montarnos en una estadística creciente que culmine en su máximo punto justo en la fecha de las próximas elecciones.

Si bien hay algunas cosas que se le puedan reconocer a la presente administración no es menos cierto que todavía le deben al pueblo hondureño la explicación del por qué del gasto desmedido de la administración anterior en la que, el actual Presidente era titular del Poder Legislativo en el que se aprobó la tristemente célebre diarrea legislativa de fin del año 2013, hay que explicarle al pueblo por qué la canasta básica ha subido en 237 lempiras más, es decir le cuesta al hondureño 327 lempiras más en este gobierno comprar los productos de la canasta básica, el aumento desmedido e inconsulto de la tarifa eléctrica, el déficit del presupuesto del presente año en más de 10,000 millones, no se ha informado en qué se han gastado los 1 ,500 millones que genera el tasón de seguridad, no se ha practicado una auditoría forense para saber en qué se gastó el dinero del enorme endeudamiento de la administración Lobo-Hernández Alvarado, no se explica el por qué se quiere comprar un avión valorado en 800 millones de lempiras mientras no existen medicinas en los hospitales, a cuánto asciende el gasto en publicidad de todo el gobierno, las concesiones reñidas con la ley que se hacen vía Coalianza, la aprobación de una ley de hipotecas peligrosa para los hondureños, la destrucción que se prevé de Banprovi, la privatización del sector salud y de la Enee, solo para mencionar algunas.

Todas estas cosas y muchas otras que están saliendo a la luz pública gracias al esfuerzo decidido y patriótico de organismos no gubernamentales como el Foro Social de la Deuda Externa, el Consejo Nacional Anticorrupción, el Observatorio de la Violencia de la Unah y los datos oficiales de organismos internacionales que colocan a Honduras en los últimos lugares en cuanto a transparencia, combate a la corrupción, seguridad jurídica, inclusión social, derechos de los niños, las mujeres, tercera edad, discapacitados, esas cosas, deben ser la fuente nutricia de la cual debe alimentarse el Partido Liberal para ser un vocero independiente que cuestione la verdad oficial con los datos crudos y concretos que dichos organismos proporcionan, debe ser el abrevadero de nuestros dirigentes y autoridades para construir una oposición consciente y efectiva de ahora en adelante, para todo eso y para seguir en la senda correcta es imperativa una reunión estratégica de los entes partidarios antes mencionados que nos abran la puerta a ser la opción de gobierno más adecuada para el futuro.

Tomado de La Tribuna - http://www.latribuna.hn/2014/10/11/en-la-senda-correcta/

El Heraldo Octubre 10 2014 - Apunte Acerca del CNA

El Heraldo Apuntes Octubre 8 2014

La Tribuna Pildoritas Octubre 3 2014

La Tribuna Octubre 1 2014 - El nuevo CNA

 

 

Por Edmundo Orellana

Catedrático Universitario 

 

 

01-Octubre-2014

El Consejo Nacional Anticorrupción, hasta hace poco una organización cuestionada, ha logrado, en pocos meses, lo que en décadas los organismos estatales de control y de investigación fueron incapaces de alcanzar.
Las instituciones que integran el CNA son las mismas y siguen lideradas por los mismos. Lo que ha cambiado es la persona que lo dirige. La abogada Gabriela Castellanos -cuya capacidad profesional e integridad personal es ampliamente conocida en el mundo de las ONGs- ha logrado transformar una entidad que parecía condenada a caer en los más profundos fosos de la podredumbre. A ella la acompaña un grupo de profesionales decididos a seguir sus pasos.

Esa metamorfosis operó a la inversa de la que sufrió el kafkiano Samsa. Aquella entidad desfigurada por las grotescas irregularidades de sus ejecutivos, convertida en una pesada carga para el presupuesto nacional, de súbito, ante la sorpresa de todos, se liberó del repugnante caparazón que la tenía atrapada entre las mezquindades y cobardías de quienes desistieron de cumplir su deber y cedieron ante la tentación de emular a quienes perseguían. A partir de ese momento, el país comenzó a sufrir un proceso metamórfico que lo ha llevado a convertirse en el escenario de acontecimientos alucinantes.

El nuevo CNA no solo arremete contra la corrupción. Eso lo hacen, muy cómodamente, todas las organizaciones de la sociedad civil y del Estado desde hace mucho. Lo inédito y sorprendente es que arremete también contra los corruptos. Gracias a sus acciones podríamos dejar atrás para siempre el país de la corrupción sin corruptos, adoptando uno nuevo. El país en el que la corrupción tiene rostro porque los corruptos tienen nombre y apellido.

El CNA vino a sustituir, en pocos meses y con acciones masivas, las instituciones contraloras y de investigación del Estado. Incapaces de procesar diligentemente la información que les remiten, esas instituciones lucen atragantadas, balbuceantes y vacilantes.

Los resultados del CNA tuvieron eco, empero. Pero el fiscal que valientemente asumió el reto, denunció públicamente el acoso que sufría de sus superiores por las denuncias en su contra de los que hoy están presos o siendo buscados por interpol y que apenas ayer eran autoridades de influencia en el país, escuchados solícitamente por los que hoy, a regañadientes, dicen sumarse al proceso metamórfico impulsado desde el CNA.

Su acción reivindicadora de la dignidad nacional no se ha limitado al IHSS. Hay otras entidades públicas en la mira del nuevo CNA. Es cierto que se basa en los informes de las comisiones investigadoras, lo que según algunos resta mérito a sus acciones. En esto radica su mérito, sin embargo. En presionar a las entidades contraloras e investigadoras para que utilicen esos informes, cuyos titulares, hasta hace poco, archivaban sin rubor alguno, faltando al juramento prestado al asumir el cargo, violando sus deberes más elementales y contribuyendo al fortalecimiento del sistema de impunidad.

Para mayor credibilidad, sin embargo, es necesario que también la emprendan contra las cuestionadas administraciones pasadas del CNA, porque son de los hondureños los recursos que dilapidaron.

El CNA es un palmario ejemplo de que las instituciones corroídas por la corrupción pueden rescatarse y operar diligente y eficientemente. La fórmula es sencilla. Se trata de seleccionar a las personas que, además de capaces, estén dispuestas a entregarse con firme voluntad en brazos del deber. ¿Cuánto durará esta valiente gestión? En eso radica su debilidad, justamente. Su permanencia depende de aquellos que callaron ante los desatinos de las administraciones del pasado y que hoy, por su medio, buscan purgar sus pecados.

 

Diario Tiempo, Octubre 5 2014 - Gaby y su Lucha contra la Corrupción

 

Oscar Aníbal Puerto

Gabriela Castellanos, “Gaby” para la inmensa colonia de sus amistades a la que me honro- y mucho- en pertenecer, es la actual comisionada del Consejo Nacional Contra la Corrupción (CNA).-Muchos han desfilado por ese cargo.- Perfectos inútiles y cobardes, incapaces de enfrentar a la corrupción. La presencia de Gaby en ese cargo, es un acontecimiento histórico y como tal, absolutamente plausible.

Según el eminente jurista español Guillermo Cabanellas, se entiende por corrupción “el acto de quienes estando investidos de autoridad pública, sucumbían a la seducción, como los realizados por aquellos que trataban de corromperlos… pero en el presente corrupción equivale a destruir los sentimientos morales de los seres humanos”.

Algunas organizaciones no gubernamentales de desarrollo (ONGD), han denunciado la corrupción. Sus argumentos son válidos: niños sin escuelas y sin maestros, a causa de la corrupción. Hospitales sin medicamentos y con escasez de médicos y personal paramédico, déficit de vivienda (aproximadamente 3 millones de hondureños carecen de techo propio), hambre, miseria y dolor, son el resultado de la corrupción. Pero, a todo ello hay que agregar lo que dice Cabanellas, la corrupción está minando los sentimientos morales de la sociedad.

El corrupto es sujeto de “estimación”. Tiene cautivas las páginas mal llamadas “sociales” de los principales diarios del país. Ahí explayan sus frivolidades: los esponsales de sus hijos. Ahí sus cumpleaños. Ahí sus aniversarios de boda, ahí mil fruslerías más. Los corruptos han construido colonias residenciales que son un insulto a los tugurios en que habita nuestro pueblo. Los corruptos andan muy orondos en los centros comerciales, en horas laborales (otros trabajan para ellos). Los corruptos viajan más que los pilotos y las azafatas y conocen los vericuetos lícitos e ilícitos de Miami; “la cuidad estelar de maravillas”, como la llamó el poeta.

Los corrutos pertenecen a los principales clubes sociales. Se han metido también al negocio del deporte. En las ocasiones feriales montan gallardos caballos de pura sangre. Algunos de ellos tienen la osadía de ser “Caballeros del Santo Entierro”, ¡pobre Cristo, ni sabe quiénes lo cargan! Asisten a las misas dominicales; se persignan. Rezan y dan limosnas en papel moneda de esos que llevan la efigie de Ramón Rosa, el reformador.

A esta mafia de desalmados se ha enfrentado Gabriela Castellanos. Ella es una mujer joven. Abogada de profesión.Agraciada, de fino trato a sus semejantes. Madre de un hijo inteligente y bello. Hay que apoyar sus accionar prócer. Todas y todos debemos hacer un nudo para proteger, tanto a Gaby como al abogado Dagoberto Aspra, honra del Foro Nacional y a la junta directiva que los apoya.

Fuente Diario El Tiempo, 05 de Octubre de 2014

La Prensa Septiembre 28 2014 - Líneas, ayer y hoy

Ángela Velásquez

San Pedro Sula, Honduras.

Para quienes se identifican con las décadas de la canción de Arjona o más, cada vez que escuchan o leen las declaraciones de miembros de la Fiscalía o del personal del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) se les agolpan los recuerdos de aquellos días de escuela: Escribir sobre la línea, insistía la profesora; el maestro preguntaba, clases de línea; línea bien recta, señala en el patio de recreo. ¡Geometría! Y aquello otro con más filosofía, escribir recto con línea torcida.

Hoy oímos de líneas no trazadas o por trazar, sino abiertas sobre las cuales se van acumulando hechos, nombres, propiedades, cantidades, objetos, etc., todo ello en una relación proporcionada por la línea recta, curva, mixta, espiral, como en las tareas escolares para llegar al fondo del asunto.

Las líneas a las que nos referimos no se hallan en los libros en la sección de Geometría, sino a las que se van trazando con el trabajo de organismos contralores del Estado, operadores de justicia o instituciones privadas en el ámbito de la investigación sobre corrupción, abuso de autoridad, malversación de caudales públicos y otros delitos, cuyo punto de llegada debiera ser: juicio y sentencia.

Las líneas de investigación en el Instituto Hondureño de Seguridad van señalando el espacio correcto para la justicia, aunque como en la escuela, no siempre con letra clara o legible y con el riesgo de dejar amplios espacios en blanco sin explicación y, mucho menos, sin justificación, pues con “línea recta” han escrito torcidamente.

En el Instituto Nacional de Jubilaciones de los Empleados Públicos (Injupemp) también se han trazado, hasta con regla, las líneas de investigación. El Tribunal Superior de Cuentas (TSC), en conclusiones preliminares, señala la responsabilidad por contratos millonarios con beneficios, también millonarios, por la firma de profesionales del derecho ajenos a la institución.

Otra línea, bien rectecita, con principio, medio y final muestra la generosidad, con dinero ajeno, en la cúpula del Injupemp: El regalo navideño a los directivos. En el enredado ambiente de corrupción puede ser calificado el hecho como menudencia y justificado en la autorización para gastos hasta una determinada cantidad. Sin embargo, los recursos son aportados por los cotizantes para sus pensiones y jubilaciones mediante una sana y honesta administración.

La línea recta es la distancia más corta entre dos puntos y en este caso concreto se inicia en la cotización del “presente”, como califica el periodismo de notas sociales, los regalos; sigue la compra, la elaboración de la lista de los agraciados que, con su firma, dan fe del obsequio navideño recibido.

En la escuela enseñaban a trazar líneas; en las investigaciones sobre la corrupción se abren líneas. Antes y ahora las líneas son signos de esperanza.

Tomado de La Prensa - http://www.laprensa.hn/opinion/editorial/750348-98/l%C3%ADneas-ayer-y-hoy

La Tribuna Septiembre 21 2014 - Resucitó el CNA

 

21-septiembre-2014

 

Por Aldo Romero

Periodista y Catedrático Universitario

 

 

 

 

Desde su creación en el año 2005 a la fecha, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) ha tenido que moverse, de manera voluntaria o motivado por presiones externas, en los conflictivos entornos del interés político, el tráfico de influencias y la presión de grupos económicos poderosos que regularmente han hecho contrapeso con su misión de apoyar las políticas y acciones que en el combate a la corrupción emprenda el gobierno de Honduras y a iniciativa propia.

Por la coordinación del CNA pasaron inicialmente las iglesias, Católica y Evangélica, y que en su momento decidieron dar un paso al costado cuando la asamblea, con razón o no, les negó la posibilidad de seguir dirigiendo la institución, situación que agudizo en los últimos años el deterioro de la imagen institucional promovida desde la intervención y la manipulación de los políticos de turno.

Después de un desafortunado periodo de gestión, que politizó y desmembró al Consejo Anticorrupción, y del que no viene al caso profundizar, la nueva administración, encabezada por Gabriela Castellanos y Dagoberto Aspra, da muestras de retomar los principios, los valores, la misión y la visión de un organismo que debe urgentemente convertirse en auditor, denunciante y vocero popular ante la falta de una verdadera cultura de transparencia y rendición de cuentas.

Las recientes investigaciones y los contundentes informes presentados en esta nueva gestión, hacen revivir la esperanza de por fin encontrar el camino correcto que se debe transitar en busca de adecentar la administración pública y devolverle a la ciudadanía la garantía de la denuncia efectiva.

El nuevo CNA se ha venido de frente contra la corrupción sin importar de quién se trata, de qué partido político, de qué grupo empresarial o económico, pero sus acciones corren el riesgo de debilitarse si no se cuenta con un sistema judicial eficiente que complemente su trabajo.

Las políticas anticorrupción en Honduras son todavía muy livianas, y si bien en la actualidad se dan muestras de significativos avances, no podemos desconocer que la presión para evitar el retroceso de este flagelo social es aún mayor.

Una verdadera y exitosa política de combate a la corrupción requiere no solo de la difusión mediática, sino de incorporar acciones concretas y reales que demuestren el compromiso de luchar contra la impunidad, y en este sentido, es indispensable castigar a quienes comenten actos irregulares.

Fuente Diario La Tribuna, 21 de Septiembre de 2014

El Heraldo Septiembre 26 2014 - Apuntes

El Heraldo Septiembre 24 2014 - El Héroe

 

 

 

Otra olla destapada

 

El Consejo Nacional Anticorrupción ha señalado a varios empleados y ex empleados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica que, entre otras cosas, sobrevaluaron hasta artículos de casa, para beneficiar a saber a quién, en la ejecución del Proyecto Hidroeléctrico Patuca III. La ciudadanía ve como se destapa otra olla de corrupción y como se hacen públicos hechos que causan indignación.

 

Los hondureños, poco a poco, nos hemos ido acostumbrando a la revelación de este tipo de situaciones vergonzosas que dejan al desnudo la escasa o nula fibra moral que ha caracterizado a muchos de nuestros funcionarios. Durante décadas, tristemente, la hacienda pública ha sido considerada como un botín a repartir, e incluso pareciera que aquellos que han accedido al poder se han sentido con el derecho legítimo de apropiarse de todo bien material posible, a veces para recuperar una supuesta inversión hecha para llevar a alguien a un cargo de gobierno.

 

Con el proceso seguido a los inculpados en el escándalo del Seguro Social, ante los ciudadanos honrados, que somos la mayoría, se abrió una ventana de esperanza. Todos pensamos que, a estas alturas, con las pruebas fehacientes presentadas ante las distintas instancias del aparato jurídico nacional, todos los involucrados iban a estar juzgados y condenados. Todo ha sido más lento de lo deseado, pero algo se ha logrado.

 

Además del daño económico que los actos de corrupción causan, los daños morales concomitantes también son de considerar. Por ejemplo cuando los que pagamos impuestos nos damos cuenta que nuestro dinero ha servido para engordar un patrimonio personal y no para la construcción del bien común, cunde la desconfianza y surge la tentación de la evasión o de hacer trampas para evitar tributar a favor de los ladrones. Luego, además se generaliza la opinión de que todo funcionario es corrupto y, en el imaginario popular, se instala la idea de que solo robando se puede prosperar económicamente. La idea del servidor público es sustituida por la idea del ladrón de los bienes públicos.

 

Es imperativo que cada vez se haga una denuncia como la que ahora ha hecho el CNA, se desarrollen unas investigaciones diligentes, se acuse formalmente a los que han delinquido y se les aplique el castigo correspondiente. Cuando se hacen denuncias o acusaciones y luego no pasa nada se despierta la sospecha de la sinceridad de la denuncia y se puede creer que todo es un show mediático para mantener entretenida a la gente y hacerle pensar que se está luchando en contra de la corrupción. Por eso es importante que se agilicen las investigaciones y que aquellos que han traicionado la confianza de la ciudadanía paguen por sus faltas.

 

Fuente: Diario La Prensa.




Miembros de la Asamblea del CNA

Colonia San Carlos, Calle República de México, Tegucigalpa, Honduras
Tels.: (504) 2221-1181 / 2221-1301 FAX: (504) 2221-1775 | info@cna.hn | www.cna.hn

Free Joomla Templates