La lacra de la corrupción es lo más dañino para nuestros pueblos de América Latina