Dos informes, dos patrones y una impunidad espantosa