CNA
Edit

Inicio

Inicio

El CNA no forma parte del Gobierno. Es una instancia de sociedad civil con personería jurídica, duración indefinida y patrimonio propio, dedicada a prevenir, disuadir y combatir la corrupción en Honduras.

 

Consejo Nacional Anticorrupción (CNA)
Colonia San Carlos, calle República de México
Tegucigalpa, Honduras
Tels: +504 2221-1181 / 2221-130

InvitacionTecnpolisAbogada
Tecnópolis
DSC0249-300x201
Youtube
YaNosToca
Campañas

Filosofía institucional

MISIÓN

Somos una instancia de sociedad civil, independiente, dedicada a estudiar, formar, prevenir, disuadir, denunciar y combatir la corrupción, con eficacia y responsabilidad en nuestro accionar para obtener resultados que evidencien el origen, la naturaleza, consecuencias y el impacto de la corrupción en el país.

VISIÓN

El CNA, para el 2025,  ha consolidado su liderazgo nacional y es referente a nivel internacional en el estudio y la acción sistemática e integral para prevenir y combatir la corrupción.

Valores

Honestidad

En el CNA los intereses colectivos prevalecen sobre el interés particular y nuestras acciones se realizan de forma clara, objetiva y transparente para el logro de los propósitos institucionales en beneficio de la sociedad hondureña.

Responsabilidad

En el CNA las acciones se fundamentan en los planos ético y moral, garantizando el apego a la verdad en cada uno de sus actos, como producto del compromiso y la entrega en lo que se hace.

Transparencia

Todos nuestros procesos se desarrollan de forma tal que lo que se haga o exprese se entienda y se muestre sin reserva como parte de un entendimiento y comprensión continua.

Igualdad

En el CNA priva la igualdad de condiciones para todos sin importar ideologías, raza o procedencia, manteniendo ausente la discriminación entre los seres humanos en todas sus formas.

Ética

En el CNA las acciones son ejecutadas con transparencia, con fundamento científico, enfocadas en el interés colectivo y en abierta y franca lucha contra la corrupción y la impunidad.

Objetivo estratégico del CNA

Desde la sociedad civil, apoyar al Gobierno en el esfuerzo de impulsar los procesos de transparencia y auditoría social, como mecanismo de prevención, control y combate a la corrupción, mediante acciones concretas de promoción de la transparencia, investigación, análisis y seguimiento de casos en sinergia con instancias nacionales e internacionales y con el apoyo de organismos de cooperación internacional.

Antecedentes

En el año 2000, el Gobierno de Honduras se comprometió a realizar acciones de reformas legales e institucionales necesarias y viables, así como promover la participación de la sociedad civil en el diseño, implementación y evaluación de un Plan Nacional Anticorrupción.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) fue creado por iniciativa del presidente Carlos Roberto Flores (1998-2001), mediante el Decreto Ejecutivo n.º 015-2001, y reinstalado por el presidente Ricardo Maduro Joest, mediante el Decreto Legislativo n.º 07-2005 en marzo de 2005, a través del cual, como una de entre otras premisas, destaca que: «La corrupción socava la legitimidad de las instituciones públicas de cualquier Estado de derecho y que esta atenta contra la convivencia social, el orden moral y la justicia», otorgándole mejores facultades al Consejo en sí mismo y a sus órganos de gobernanza.
 
El objetivo del CNA es apoyar al gobierno y la sociedad civil en el esfuerzo de impulsar los procesos de transparencia y auditoría social, como un mecanismo de prevención, control y combate a la corrupción, a través de redes de voluntarios, trabajo en asocio con otras organizaciones y el apoyo de organismos internacionales.
 
Hasta la fecha, el CNA está rectorado por un comité ejecutivo que está imprimiendo una nueva visión al futuro, donde la mejora continua y el enfoque en el ciudadano se convierten en la razón de ser, orientando todas las acciones hacia la modernización que exige la ciudadanía a través de un proceso general de restructuración desde las bases, el cual persigue una entidad ejecutora mucho más pequeña y más eficiente que promueva la transparencia, pero lo más importante, es que esté centrado en el valor público que se le entrega a la ciudadanía.